El pasado 22 de mayo tuvo lugar la firma del convenio de colaboración entre el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, la Sociedad Mercantil Estatal Aguas de las Cuencas de España (ACUAES) y la Comunidad de Regantes del Monte de Fuentes de Ebro para la ejecución y financiación de las actuaciones relativas a la ejecución de las obras del regadío social de Fuentes de Ebro.

La directora general, Rosa Cobo, directora general de ACUAES, José Luis Gallego, presidente de la Comunidad de Regantes, y el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, suscribieron este acuerdo que permitirá la transformación de una superficie de 1.846 hectáreas de secano de baja productividad a un sistema mixto de producción con una inversión de 25 millones de euros (IVA incluido). Al acto también asistieron la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez; el presidente de Aragón, Javier Lambán, y la alcaldesa de Fuentes de Ebro, María Pilar Palacín.

Actuaciones incluidas

La actuación, que forma parte del proyecto Elevaciones del Ebro a los regadíos infradotados de la Margen Derecha, Tramo Zaragoza-Fayón, incluye la construcción de una estación de captación e impulsión en el río Ebro con caudal de diseño de 425 l/s.; la instalación de una tubería de impulsión de acero helicoidal, de 1.400 mm de diámetro y 7.260 metros de longitud, desde la estación de captación hasta una balsa de regulación de 213.000 m3 de capacidad y ramal principal de riego; la instalación de una red ramificada de tuberías para abastecer a las agrupaciones de riego; la construcción de una línea eléctrica de media tensión, desde el punto de enganche hasta la estación de bombeo y de un centro de transformación y distribución de energía eléctrica; y diversas instalaciones de automatización y telecontrol de la estación de bombeo de la balsa de regulación y de la red de riego.

Financiación

La sociedad pública no solo se hace cargo de la parte técnica de desarrollo del proyecto sino que también adelanta la financiación, en concreto, un 50% con fondos propios, que posteriormente repondrá el Gobierno de Aragón. “El otro 50% lo pagan los usuarios, para lo cual Acuaes también está tramitando un préstamo a la Comunidad de Regantes en 25 años. Es decir, que nosotros adelantamos el 100%, pero luego tanto la administración del Gobierno de la Comunidad autónoma como los propios regantes pagan una tarifa para recuperar esos costes de inversión”, detalló Rosa Cobo.

Declaraciones

El proyecto ha pasado, a lo largo de estos 25 años en que se inició con una concesión de la Confederación Hidrográfica, por numerosos problemas y trámites administrativos que han concluido con la firma de este convenio.

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, no dudo en calificar de “histórico” este día porque marcará el futuro económico de Fuentes de Ebro, un impulso “formidable” para este territorio que fijará la agroalimentación, al encontrarse en la base de la pirámide de este sector que “desparrama sus efectos positivos como ningún otro”.

María Pilar Palacín, alcaldesa de Fuentes de Ebro, aseguró que esta obra supone “un antes y un después en la forma de entender la agricultura en nuestro pueblo. De las 14.170 hectáreas que componen nuestro termino municipal, el 13% se han firmado hoy para convertirse de secano en regadío, eso es un hito histórico, es un día importantísimo no solo para los 300 regantes a los que afecta esta conversión en regadío, sino a la población en general y a todo el entorno de Fuentes de Ebro”.

Por su parte, el presidente de la Comunidad de Regantes, José Luis Gallego, reconoció que el proceso ha sido muy largo “pero si no es por mediación del Gobierno de Aragón y ACUAES no lo podemos hacer los agricultores” y ha entendido que ello redundará en la producción de más cultivos de calidad.

La ejecución de la infraestructura se realizará a través de ACUAES y se estima que puedan empezar las obras a finales de este año. El plazo de ejecución se estima que pueda ser de dos años con el objetivo de que las infraestructuras estén listas para la campaña de riego de 2022.

Sergio Ramo