El Taller de empleo “Actividades de almacén en Fuentes” que comenzó el pasado mes de febrero continua su actividad en modo teleformación para sortear las limitaciones que impone el Estado de Alarma y dar continuidad al aprendizaje de sus 8 alumnos.

Para ello ha sido necesario reorientar la programación del curso, aumentando la carga teórica en estos meses de formación a distancia, para posteriormente, cuando se pueda volver a la normalidad, continuar con las prácticas en el almacén del Ayuntamiento de Fuentes de Ebro.  Así, se han adelantado contenidos a través de clases on-line y apoyando la enseñanza con presentaciones PowerPoint y vídeos, al tiempo que se resuelven los problemas y dudas con el profesor a través de videollamadas. Este sistema ha permitido que los alumnos ya se hayan sometido a los primeros ejercicios de evaluación que han superado satisfactoriamente.

María José Ramo, directora del taller ha subrayado “el esfuerzo realizado por los alumnos que han tenido que adaptarse al nuevo formato de clases en tiempo récord, lo que habla muy bien de su nivel de compromiso, sobre todo teniendo en cuenta que muchos de ellos no estaban habituados a trabajar con recursos informáticos de este tipo”.

Declaraciónes de Cristina Palacín, concejala de Fomento de empleo

Cristina Palacín, concejala de Fomento de empleo, explica que “valoramos muy positivamente la respuesta del Gobierno de Aragón al seguir apostando por el curso de “Actividades de almacén” a pesar de las dificultades. Somos conscientes del esfuerzo que están realizando los alumnos y profesores en el proceso de teleformación. Es por ello, por lo que el Ayuntamiento va a seguir colaborando económicamente con el curso para que los alumnos tengan más competencias para incorporarse a un mercado laboral que en un futuro va a ser cada vez más exigente con los trabajadores”.

Sobre el taller de empleo

El taller de empleo “Actividades de almacén en Fuentes” persigue favorecer el acceso al mercado laboral de personas mayores de 25 años en desempleo, al mismo tiempo que se refuerza la formación en un ámbito de desarrollo crucial, por la ubicación y vocación de las empresas instaladas en los polígonos del entorno. Una formación, en alternancia con la práctica profesional, en la que el alumno está contratado por el Ayuntamiento desde el inicio del proyecto y que permite la obtención del certificado de profesionalidad “Actividades auxiliares de almacén” validado por el INAEM.

Sergio Ramo