El próximo 29 de mayo, a las 18:00 h. en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Fuentes de Ebro, tendrá lugar un encuentro literario con el autor Carlos Castán.
Carlos Castán (Barcelona, 1960) publica su primera novela recibida con expectación por quienes ya conocían su excelente trayectoria como escritor de relatos, y con agradable sorpresa, sin duda, por los que le descubren ahora. La mala luz, una intensa novela sobre la búsqueda de identidad o la ausencia de ella. Sobre todo, literatura en estado puro.

Carlos-Castan_LRLicenciado en Filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid y, actualmente, profesor de secundaria en Zaragoza. Su primera publicación, Frío de vivir (1997), libro de relatos que le valió una muy buena acogida por parte de la crítica y fue traducido a varios idiomas. Años más tarde Museo de la soledadSólo lo perdido y Papeles dispersos ratificaron su talento. Reconocido además con el Premio Mario Vargas Llosa NH de Relatos en 2010. Este año ha publicado Polvo en el neón, un texto narrativo sobre la Ruta 66 con fotografías de Dominique Leyva. Su debut novelístico, “un vertiginoso thriller”, anuncia la editorial Destino, “que se lee en absoluta tensión”. Y sí, se lee con tensión, mejor dicho con intensidad, pero calificarla de thriller es francamente cuestionable y puede llevar a equivoco a posibles lectores. Si bien es cierto que hay un asesinato, tampoco podemos considerarlo un thriller. Al menos no un thriller al uso. El asesinato no es en absoluto el hilo conductor de la historia. El esquema común que podemos aplicar a novelas de ese género, Asesinato – Investigación – Desenlace, no es válido en este caso. La mala luz es una novela literaria, cuyo disfrute no está tanto en la historia que se cuenta sino en cómo se cuenta.

Escrito en primera persona, el narrador y protagonista se traslada a vivir a Zaragoza con su amigo Jacobo. Ambos tratan de escapar de sus propias vidas, divorciados y melancólicos. Comparten largas horas de conversación, libros, copas… en un intento por ahogar sus vidas o eludirlas. De repente, Jacobo empieza a temer por su vida y reclama la compañía de su amigo por las noches. Las tertulias y la melancolía compartida antes alrededor de la mesa de un bar, se traslada a la casa de Jacobo hasta que un día éste aparece apuñalado. Nuestro narrador tratará de encontrar al asesino y en este proceso, prácticamente, tomará posesión de la vida de su amigo como escape a la suya propia.
“LA MALA LUZ”, disponible en la Biblioteca Municipal de Fuentes de Ebro
descarga