La Parroquia de San Miguel Arcángel, la Junta de Cofradías de la localidad y el Ayuntamiento de Fuentes de Ebro, han acordado, a raíz de la crisis sanitaria provocada por el virus COVID-19 y en interés de todos los vecinos y visitantes, suspender todos los actos multitudinarios de la Semana Santa de Fuentes de Ebro: Pregón, Tambor de oro, Procesiones y Rompida de la hora.

Respecto a las celebraciones litúrgicas, será una comisión de seguimiento creada por el Arzobispado de Zaragoza la que determine la celebración o suspensión de estos actos.

Declaraciones:

Cristina Palacín. Concejal del Ayuntamiento de Fuentes

“Es un duro golpe para todos porque interrumpe una tradición religiosa y cultural muy arraigada en el municipio y por lo que va a suponer en lo económico para el sector servicios de nuestra localidad, ya que la Semana Santa atrae a un número importante de visitantes. No obstante, dada la situación de alarma, se impone actuar con la máxima cautela pensando en la seguridad de todos los ciudadanos. Ahora toca centrar nuestros esfuerzos en parar esta emergencia sanitaria” ha afirmado Palacín. En relación con el Tambor de Oro, la concejala ha adelantado que el reconocimiento a la Asociación para la Promoción y Difusión del Cine en Aragón que se encarga de la organización del Festival de Cine de Fuentes de Ebro, aprobado en pleno por unanimidad el pasado 9 de marzo, se pospone para el año que viene.

José Antonio Casabona. Presidente de la Junta de Cofradías

“Lamentablemente hemos tenido que tomar esta dolorosa decisión. Ha sido una decisión por unanimidad, de la que han sido participes todas las cofradías a través de sus hermanos mayores. Una vez pase este periodo de aislamiento, nos reuniremos para valorar de qué forma queda la organización de la Semana Santa para el próximo año“.

Orlando Arias. Párroco de Fuentes de Ebro

“La situación nos ha obligado a tomar la decisión de suspender los actos multitudinarios de nuestra Semana Santa. Quedaría por ver que ocurre con los actos litúrgicos, cuya celebración queda a expensas de la decisión que tome el Arzobispado de Zaragoza“.

Sergio Ramo