La prematura riada de diciembre dejó unas 700 hectáreas de leguminosas, alfalfa y cereal afectadas en la huerta de Fuentes, además de daños en infraestructuras de riego, caminos y motas. Mes y medio después, una vez el terreno inundado lo ha permitido, el personal de Tragsa ha comenzado con los trabajos de reparación de las motas afectadas por los 2000 m3 que alcanzó la punta de la crecida en los parajes de la Isla, el Soto Aguilar y la Codera.

Trabajos necesarios para prevenir posibles avenidas en primavera

“Lo temprano de esta riada hace que la reparación de estas motas sea prioritaria para mantener la solidez de los sistemas de protección de cara a contener una posible avenida en primavera, en la época de deshielo” explica Raúl Miguel, concejal de Agricultura. “Afortunadamente la CHE ha reaccionado con rapidez y ha habilitado una partida para la reparación de daños en cascos urbanos y motas dotada con diez millones de euros, ampliables, según nos comunicó la presidenta de la Confederación. Esta semana han comenzado los trabajos en el paraje de la Isla y se espera que en los próximos días lo hagan en el Soto Aguilar y la Codera, cuyo terreno se encontraba todavía inestable para los trabajos esta semana”, concluye el concejal.

Trabajos de peritaje y ayudas del Gobierno de Aragón

Por otro lado, han comenzado ya los trabajos de peritaje por parte de los técnicos de Agroseguro en los cultivos afectados. En este sentido, el Gobierno de Aragón aprobó el pasado 26 de enero un decreto ley por el que se establecen medidas urgentes para reparar los daños causados y las pérdidas producidas por las riadas del Ebro. Un decreto con el que el Gobierno de Aragón esperar crear las herramientas para poder actuar con celeridad y seguridad jurídica, aunque no concreta la cuantía de la partida destinada a estas ayudas, complementarias en todo caso a las que habilite el Gobierno Central, en tanto no ha terminado la labor de peritaje.

Entre las nuevas medidas, el decreto-ley incluye además la posibilidad de recibir ayudas para hacer frente a los costes financieros que supongan los préstamos que tengan que suscribir aquellos afectados con problemas de liquidez. Habrá también ayudas para compensar los gastos ganaderos que supuso el traslado de los animales de aquellas explotaciones con riesgo de inundación.

“Todas estas medidas se han articulado con la filosofía de reforzar el seguro agrario, por lo que el mensaje claro y determinante es que lo que hay que hacer es asegurar las producciones, porque estas acciones se toman no para para desincentivar el seguro sino todo lo contrario, para fortalecerlo”, explicó el consejero de Agricultura, Joaquín Olona, en la presentación de las mismas.

Además, el decreto-ley incluye varias novedades. Entre ellas destaca la posibilidad para el agricultor de realizar plantaciones de chopos o de otras especies forestales para la producción de madera en aquellas zonas que se inunden reiteradamente. Una propuesta que ha despertado dudas en el sector y que el concejal de Agricultura de Fuentes y responsable de agricultura de UPA Aragón “ve de difícil desarrollo” por la incertidumbre sobre su posible rentabilidad para el agricultor.

Sergio Ramo