“El show de Pepín”

Damas y caballeros, niños y niñas, abran bien sus ojos y limpien bien sus oídos, concéntrense al máximo y no permitan que nada desvíe ni por un instante su atención. Y tal vez así, y sólo así, ojipláticos y expectantes, consigan no perderse el más sutil detalle, el más enrevesado truco o el mejor enlazado gag que sobre un escenario desparrama en cascada permanente este consumado artista.

Decir ¡PE-PÍN! es como decir ¡TA-CHÁN! La fascinación y el estupor están garantizados. La sorpresa acecha en cada minuto de su espectáculo, pues este versátil animal escénico salta de la interpretación musical más rigurosa a la payasada tierna, de la magia de proximidad a sus delirantes artefactos, con la naturalidad de los niños que sienten como primera obligación vital divertirse con lo que hacen. Divertirse, y sobre todo divertir.

Heredero de esa tradición ambulante y medieval de los juglares-bufones, creador durante décadas de grupos y espectáculos de renombre; la inquietud, la audacia y la creatividad sin parangón de Pepín Banzo le llevan ahora a afrontar un nuevo salto mortal, un más difícil todavía. Solo sobre un escenario, la combinación de su curtido talento y su energía absorben desde el primer minuto la atención de cuantos se congregan en torno a su magnética personalidad.

¿Músico, humorista, actor, mago, clown?: Dejémoslo en arte, talento y humor sobre dos patas (casi siempre). Rehuyan definiciones, y sencillamente disfruten del simpar… ¡SHOW DE PEPÍN!

NOTA: Pese a recalcar merecidamente las diversas vertientes artísticas de Pepín hemos evitado caer en la tentación de llamarlo eso de “artista polifacético”. Preferimos, llegado el caso, considerarlo “artista polideportivo”, pues mientras dura su espectáculo el público tiene garantizado el “pasar olímpicamente” de todas sus preocupaciones…

Este domingo, 15 de julio a partir de las 20:00 h. en la piscina municipal para todos los públicos